Watpro S.A.

¿Qué es el carbón activado y para qué sirve?

Filtros y purificadores de agua al mejor precio

El carbón activado.

El carbón activado o carbón activo es un elemento poroso que atrapa compuestos, en primer lugar orgánicos, presentes en un gas o en un líquido. Lo hace con tal efectividad, que es el purificante más utilizado por el ser humano.

Por otro lado, los compuestos orgánicos se derivan del metabolismo de los seres vivos, y su estructura básica consiste en cadenas de átomos de carbono e hidrógeno. Entre ellos se encuentran todos los derivados del mundo vegetal y animal, incluyendo el petróleo y los compuestos que se obtienen de él.

A la propiedad que tiene un sólido de adherir a su paredes una molécula que fluye, se le llama “adsorción”. Al sólido se le llama “adsorbente” y a la molécula, “adsorbato”.

 

Después de la filtración que tiene por objeto retener sólidos presentes en un fluido, no existe un sólo proceso de purificación con más aplicaciones que el carbón activado.

El carbón activado se utiliza en una amplia variedad de aplicaciones, tales como:

– Purificación de agua potable y tratamiento de aguas residuales

– Eliminación de impurezas y compuestos no deseados en la industria química y farmacéutica

– Filtración y purificación de aire en sistemas HVAC y de ventilación

– Desodorización y eliminación de sabores no deseados en la industria alimentaria

– Eliminación de contaminantes y toxinas en la industria minera y metalúrgica

– Protección contra gases tóxicos en la industria de la seguridad y defensa

Estas son solo algunas de las aplicaciones más comunes del carbón activado, pero existen muchas otras posibles.

Vida útil del carbón activado

La vida útil del carbón activado depende de varios factores, como el tipo de aplicación, la calidad del carbón activado y las condiciones de uso. En general, el carbón activado se debe reemplazar cuando su capacidad de adsorción se ha agotado, lo que significa que ya no puede retener más impurezas. 

En aplicaciones de purificación de agua potable, por ejemplo, el carbón activado se debe reemplazar después de cierto tiempo o después de un volumen específico de agua tratada, ya que su capacidad de adsorción se va reduciendo con el tiempo. En otras aplicaciones, como la eliminación de olores en la industria alimentaria, el carbón activado se puede reemplazar después de un cierto período de tiempo o cuando los olores vuelven a ser perceptibles. 

En general, la vida útil del carbón activado puede variar desde unos pocos días hasta varios años, dependiendo de la aplicación específica y las condiciones de uso.